jueves, 27 de febrero de 2014

ACERCA DEL LIBRE ALBEDRÍO por Caesar Arevalo



INTRODUCCIÓN

El tema del "libre albedrío  es enseñado en muchas congregaciones y denominaciones evangélicas como parte de su teología de salvación  Esta doctrina no es nueva, ya el doctor de la Iglesia Agustín refuto las ideas del monje Británico Pelagio referente al libre albedrío, el cual este acusaba a Agustín de estar influenciado por la filosofía Maniqueista. El tema del libre albedrío tomo fuerza y se puso en el centro del debate teológico durante la edad media en la Reforma Protestante. El tema del "libre albedrio" alcanzo su nivel alto en el sinodo de Dort (1618-1619) en donde los Calvinistas y los Remostrantes (seguidores de Arminio) se reunieron para resolver los puntos teológicos que los Remostrantes presentaron para refutar la doctrina Reformada Calvinista.
He aquí una breve lista de Reformadores, Puritanos y teólogos Reformados y lo que pensaron acerca del libre albedrío:


 Lutero (1483-1546)

"El libre albedrío es un término vacío".

"El libre albedrío no puede querer hacer el bien y por necesidad sirve al pecado."

"Esto es claramente el atribuir divinidad a “libre albedrío'".

"Francamente confieso que, para mí, incluso si pudiera ser, no  quisiera que me den  el  'libre albedrío' ni nada que se quede en mis manos que me permitan esforzarme para mi salvación-- no sólo porque en frente a tantos peligros y adversidades y los ataques de los demonios—sino porque no podría pararme en mi propio fundamento humano,  aún habrían más peligros... y seria forzado a trabajar sin garantía de éxito. ... pero ahora que Dios ha tomado mi salvación fuera del control de mi propia voluntad, y lo puso bajo el control de la suya y  prometió salvarme, no de acuerdo a mi trabajo o mi correr, sino por su propia gracia y misericordia, tengo la certeza cómoda que Él es fiel y no mentira, y que Él es también grande y poderoso, para que ningún demonio  u oposición puedan romper a El, o arrancarme de Él.

Además, tengo la certeza cómoda que yo agrado a Dios, no a razón del mérito de mis obras, sino a razón de su favor misericordioso que me prometió, de modo que, si trabajo demasiado mal, Él no  me lo acredita, pero con una compasión paternal me perdona y me hace mejor. Esta es la jactancia de todos los santos en su Dios "(La Esclavitud de la Voluntad).


Calvino (1509-1564)

 “Los Papistas mantienen que el hombre, a través de su libre albedrío  retorna a Dios, y en este punto esta nuestra mas grande contienda con ellos hasta este día”

 “Referente a esta palabrería payasa del libre albedrío  es suficientemente rechazado a través de toda la escritura.”

“La Fe es un regalo especial de Dios, el cual no procede de nuestro libre albedrío.”

“que la filosofía ética del libre albedrío este lejos de la mente Cristiana”

“ningún libre albedrío puede resistir la voluntad de Dios para salvar.”


CONFESIONES REFORMADAS LOS 39-Artículos, Articulo 10: 10. Del Libre Albedrío.

La condición del Hombre después de la caída de Adán es tal, que ni puede convertirse, ni prepararse con su fuerza natural y buenas obras, a la Fe e Invocación de Dios. Por lo tanto no tenemos poder para hacer buenas obras gratas y aceptables a Dios, sin que la Gracia de Dios por Cristo nos prevenga, para que tengamos buena voluntad, y obre con nosotros, cuando tenemos esa buena voluntad.


CATECISMO DE HEIDELBERG, Q & A 8:

“8. Pregunta: ¿Estamos tan corrompidos que somos totalmente incapaces de hacer el bien, e inclinados a todo mal ?

Respuesta: Ciertamente (a); si no hemos sido regenerados por el Espíritu de Dios (b).
a. Gén. 8:21; Gén. 6,5; Job. 14:4; Job. 15:14. Job. 16:35; Juan 3:6; Isaías 53:6.- b. Juan 3:3, 5;1 Cor. 12:3; 2 Cor. 3:5.


CONFESIÓN BELGA 14:

“… Por lo cual rechazamos todo lo que contra esto se enseña sobre el libre albedrío del hombre, toda vez que el hombre no es más que un esclavo del pecado, y no puede aceptar ninguna cosa, si no le es dado del cielo. Porque, ¿quién hay que se gloríe de poder hacer algo bueno como de sí mismo, dado que Cristo dice: Ninguno puede venir a mí, sí el Padre que me envió no le trajere ¿Quién sacará a relucir su voluntad, puesto que ésta comprende que la mente carnal es enemistad contra Dios? ¿Quién hablará de su ciencia, siendo así que el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios? Para abreviar, ¿quién sugerirá idea alguna, si comprende que no somos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, ya que nuestra competencia proviene de Dios. Y por eso, lo que dice el apóstol, con razón debe tenerse por cierto y seguro, esto es, que Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Porque no hay entendimiento ni voluntad conformes al entendimiento y la voluntad de Dios, si Cristo no los ha obrado en el hombre; lo cual nos lo enseña El diciendo: Porque separados de mí nada podéis hacer.


LOS CANONES DE DORT:

III/IV: 3- Por consiguiente, todos los hombres son concebidos en pecado y, al nacer como hijos de ira, incapaces de algún bien saludable o salvífico, e inclinados al mal, muertos en pecados y esclavos del pecado; y no quieren ni pueden volver a Dios, ni corregir su naturaleza corrompida, ni por ellos mismos mejorar la misma, sin la gracia del Espíritu Santo, que es quien regenera.


CONFESIÓN DE FE WESTMINSTER 9: DEL LIBRE ALBEDRÍO

I. Dios ha dotado a la voluntad del hombre con aquella libertad natural, que no es forzada ni determinada hacia el bien o hacia el mal, por ninguna necesidad absoluta de la naturaleza. (1)
1. Mateo 17:12; Santiago 1:14; Deuteronomio 30:19.

II. El hombre en su estado de inocencia, tenía libertad y poder para querer y hacer lo que es bueno y agradable a Dios, (1) sin embargo era mutable y podía caer de dicho estado. (2)

III. El hombre, por su caída a un estado de pecado, ha perdido absolutamente toda capacidad para querer algún bien espiritual que acompañe a la salvación; (1) por tanto como hombre natural, que está enteramente opuesto a ese bien (2) y muerto en el pecado, (3) no puede por su propia fuerza convertirse a si mismo o prepararse para la conversión. (4)

IV. Cuando Dios convierte a un pecador y le traslada al estado de gracia, le libra de su estado de servidumbre natural bajo el pecado, (1) y por su sola gracia lo capacita para querer y obrar libremente lo que es espiritualmente bueno; (2) a pesar de eso, sin embargo, por razón de su corrupción que aún queda, el converso no sola ni perfectamente quiere lo que es bueno, sino quiere también lo que es malo. (3)

V. La voluntad del hombre es hecha perfecta e inmutablemente libre para hacer tan solo lo que es bueno, únicamente en el estado de la gloria. (1)


SIGLO 16

William Tyndale: (1414-1572)

“Ellos van y elaboran el libre albedrío con los filósofos paganos y dicen que el libre albedrío es la causa porque Dios escogió y no a otro, contrario a todas las escrituras.


Robert Ferrar (Obispo Belga de St. David, martirizado en Carmarthen en Marzo 30, 1555) con otros 10 ministros Reformados: 

"..Nosotros desaprobamos doctrinas papistas del libre albedrío  de obras de supersticiones, de méritos, de la necesidad de confesión auricular.”


John Knox: 

"… el consentimiento general de toda secta es que Dios ( por su pre conocimiento, consejo y sabiduría ) no ha asegurado elección  ni tampoco una certera reprobación  pero que cada hombre se elige y reprueba el mismo por su propio libre albedrío  el cual, según ellos, tienen para hacer bien o mal. Todas estas cosas inventadas por sus propios cerebros y refinadas por los más finas de sus ideas, cuando en realidad ellas son las más podridas herejías de Pelagio las cuales hace mucho tiempo Agustín las refuto.

Ustedes Anabautistas contendores orgullosos de la gracia libre de Dios ofrecido al hombre en Cristo Jesús  Por la cual con los Pelagianos y Papistas ustedes son maestros del libre albedrío  y defensores de sus propias justicia” ( Respuesta a las blasfemas Cavilaciones escritas por un Anabautista y Adversario a la predestinación eterna de Dios.” 1591)


 SIGLO 17

Henry Ainswort (1571-1622):

 “aceptamos que el libre albedrío es para el mal y está en toda la naturaleza del hombre, creemos que el libre albedrío para el bien es de la gracia y la regeneración”

Daniel Featley: (1582-1645):

“muchos hombres tienen mucho libre albedrío  y se toman mucha libertad hoy en dia en avanzar y sostener la doctrina del libre albedrío”

John Preston: (1587-16238):

“No por el poder del libre albedrío, pero por la infusión de la gracia de Su Espíritu.”   

Pierre de Moulin (1568-1658):

"está confirmado desde las Escrituras que un hombre no regenerado es totalmente destituido del poder y la libertad de su voluntad, en esas cosas que pertenecen a la fe y la salvación.”

John Owen: (1616-1683):

 "todo el veneno pelagiano del libre albedrío .es una clara exaltación del Viejo ídolo del libre albedrío dentro del trono de Dios…es un producto del decadente estado del Cristianismo”

”...El libre albedrío es una deformada querida naturaleza corrupta, la amada auto concebida de mentes tenebrosas” (Trabajos vol. 10, pág. 150)

William Jenkyn (1613-1685): 

"la inclinación del corazón del hombre para creer y perseverar son los frutos de los decretos eternos de Dios, y no de los frutos naturales del hombre depravado y de su frágil y decadente libre albedrío.

John Trapp (1601-1669): 

" los amigos del libre albedrío son los enemigos de la gracia.”  

Thomas Watson (1620-1686) :

"esta corona del libre albedrío es caída de nuestra cabeza y si el propósito de Dios es salvarnos entonces no es libre albedrío.”  

Francis Turretin: (1623-1687):

"la palabra “libre albedrío  (también llamado “auto determinación poder”) no aparece en las Escrituras. 1 Corintios 7:37 no significa libre albedrío.   


SIGLO 18

Matthew Henry (1662-1714):

" Los consejos y decretos de Dios no se doblegan a la débil y caprichosa voluntad del hombre.”

Augustus Toplady (1740-1778): 

“el libre albedrío del hombre no le puede curar, ni siquiera un dolor de diente, o un dedo herido, y sin embargo el hombre piensa en su locura que el tiene el poder de curar su alma,”    

George Whitefield (1714-1770) : 

“un hombre es nada, el solo tiene el libre albedrío de ir al infierno, pero nadie puede ir al cielo, hasta que Dios haga el trabajo en él. Y tú deshonras a Dios al negar la elección. Tu abiertamente haces que la salvación dependa, no en la gracia de Dios pero el libre albedrío del hombre.”    


SIGLO 19

Charles Spurgeon (1834-1892):

"Iré hasta Martín Lutero fue, donde él dice, “si algún hombre suscribe algo de la salvación al hombre, aun lo menos, no conoce nada de la gracia y el no ha conocido Jesucristo correctamente

La doctrina del “libre albedrío —que es eso? Ello magnifica a Dios. Ello declara los propósitos de Dios una nulidad, ellos no pueden ser llevados a cabo al menos que los hombres estén dispuestos. Ello hace de la voluntad de Dios un sirviente en espera de la voluntad del hombre, y todo el pacto de gracia dependiente en la acción humana. El negar la elección sobre la base de la injusticia, hace de Dios un adeudador a los pecadores….la voluntad del hombre no puede ser neutral o libre para actuar contrario a su naturaleza.”…

”El libre albedrio ha llevado muchas almas al infierno, pero nunca llevo un alma al cielo,”

“no he venido a este púlpito esperando que tal vez alguien de su propia voluntad retornara a Cristo. Mi esperanza descansa en otro lugar, y espero que mi Maestro agarre a uno de ellos y les diga, “tú eres mío, y tu serás mío. Te reclamo para mí.”

”Mi esperanza viene de la libertad de la gracia y no del libre albedrío.”  

CONCLUSIÓN:

La evidencia es clara e irrefutable, todos los Reformadores y los Puritanos creyeron y mantuvieron que el "libre albedrío  es contrario a las Escrituras. La Fe Reformada es la doctrina bíblica, es decir fundamentada en las Escrituras. El libre Albedrío es una doctrina humana y diabólica que le quita el poder y la soberanía absoluta a Dios y pone al hombre, pecador y caído como el "artífice de su propio destino."

2 comentarios: